Friends

_____________________________________ Image and video hosting by TinyPic_____________________________ Image and video hosting by TinyPic______________________ Image and video hosting by TinyPic_______________________ Image and video hosting by TinyPic____________________________ Image and video hosting by TinyPic___________________ Image and video hosting by TinyPic_____________________ Image and video hosting by TinyPic__________________________ Image and video hosting by TinyPic___________________________ Image and video hosting by TinyPic____________ Image and video hosting by TinyPic___________________________ Image and video hosting by TinyPic__________________ _____________________________________

Las Esquinas de Caracas: la ciudad de los techos rojos

Las Esquinas de Caracas: la ciudad de los techos rojos

Por Andrés Mata



Carátula del libro

Las Esquinas de Caracas (2002) de Carmen Clemente Travieso es una obra fundamentalmente para la memoria caraqueña, ya que representa una manera de preservar parte de la historia y la identidad de Caracas. Escrita por la primera mujer periodista en Venezuela, Carmen Clemente Travieso, en 1956.

           El libro ”Las Esquinas de Caracas” explica desde la fundación de la ciudad de Caracas hasta el por qué de cada esquina del casco central, conocido popularmente como “El Centro”, como por ejemplo: la esquina de “El Chorro”: son las andanzas de los hermanos Juan y Agustín Pérez. Juan y medio y Agustinillo, como eran conocidos en la Caracas de 1812, eran canarios. El primero era el encargado de encender los faroles públicos, y se contaba entre los personajes que intentaba derrocar a cualquier gobierno patriótico que tomara el poder.

Agustín, por su parte, tenía fama de ser el rey de los “guaraperos”, se decía que preparaba la mejor bebida de piña y papelón de la ciudad. Su negocio, que se encontraba en el ángulo suroeste de la esquina del mercado de la Plaza de Armas (hoy en día Plaza Bolívar), contaba con un sistema de despacho único. Había diseñado un aparato o envase giratorio, con una llave hacia la calle y un cántaro colgante, que estaba sujeto a una cadena. Agustín podía despachar a sus clientes sin abrir la puerta, con tan sólo soltar la llave al momento de escuchar el sonido que hacía el centavo al caer en una alcancía. Como aparentemente el jugo salía solo y brotaba como un chorro, la esquina tomó ese nombre.
Por su parte, la esquina del “Cristo al revés” debe su nombre a un hombre que a mediados del siglo XIX trabajaba cosiendo media-suelas a los zapatos de los vecinos, este hombre tenía particulares creencias religiosas, estaba seguro de que castigando al santo de su devoción obtendría más rápido sus favores. Un día comenzó a bajar el trabajo porque un competidor se instaló a pocas casas; entonces, nuestro zapatero colocó cabeza a bajo la figura de Cristo para castigarlo por no proporcionarle clientela. Desde ese día, los habitantes de nuestra capital denominaron de este curioso modo la esquina en la que se encontraba el negocio.
Éstas son tan sólo dos de las curiosas historias que nos cuenta Carmen Clemente Travieso en su obra “Las Esquinas de Caracas”. Por otra parte,  el libro tiene como objetivo explicar nuestras raíces, dar a conocer lo creativo de cada venezolano, sus anécdotas y su gran imaginación.
El libro está escrito con un lenguaje accesible para lectores de todas las edades. Asimismo, cualquier persona que lo lea podrá revivir y construir en su mente la Caracas de los Techos Rojos. Es una obra sencillamente maravillosa que transporta al lector al pasado, a la historia de la fundación del centro de la capital venezolana.

1 comentarios:

Hola, soy docente y estoy trabajando con una producción audiovisual sobre patrimonio local, y me gustaría saber donde puedo comprar el libro de las esquinas de Caracas

Publicar un comentario en la entrada

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More